viernes, 13 de junio de 2014

CURIOSIDADES LUNARES DEL RECUERDO: LA ESPERANZA LUNAR NUNCA SE PIERDE EN LIBIA

Artículo publicado en los clubes de Sailor Moon, el 24 de Noviembre de 2013
Tomado de: Al-Jazeera (Por el reportero: Houda Mzioudet)
Traducción y Adaptación: Taiki Mizuno

Es sorprendente ver como el anime y el manga en algunas naciones se ha convertido, más allá de ser una afición y una pasión, en un nuevo instrumento o herramienta que ayuda a los jóvenes a inspirarse para construir una sociedad más tolerante, más participativa, y más integral. El ejemplo más claro se da en Libia, cuyo cambio en su sistema político les ha permitido a los jóvenes en forma abierta, expresar todos sus sentimientos y su arte a través de diferentes medios, el dibujo es uno de ellos. A pesar de algunas situaciones restrictivas (a nivel de familia), hay jóvenes que en forma ‘rebelde’ quieren mostrar su talento y su pasión al mundo entero. Hoy les presentaremos al libio más lunar de todo el Norte de África y gran ejemplo de inspiración: con ustedes: ¡Zacharia Ben Mansour!

Zacharia Ben Mansour, artista libio y fan de Sailor Moon


Con 22 años de edad, y siendo actualmente estudiante de la Universidad de Trípoli, Zacharia es muy consciente de que las tecnologías en la animación han cambiado radicalmente. Sin embargo, él logra en forma ‘tímida’, mostrar sus creaciones hechas en su Tablet (basadas en diferentes animes), ya que su padre tiene un pensamiento ortodoxo sobre la animación: “Mi papá está en mi contra por el hecho de que yo dibuje animaciones (…) Él piensa que este arte no tiene futuro y que no hay perspectivas profesionales. Él es más cartesiano que yo”. A pesar de que Zacharia se siente desanimado y frustrado por el despido laboral de su Padre, él sigue dibujando a escondidas.

Zacharia, quien habla fluidamente árabe (lengua de su padre), griego (lengua de su madre), francés, inglés, y español, es un ‘amante’ de las animaciones japonesas y de los juguetes (muñecos) afines a estas. Él empezó a dibujar anime y manga japonés en mayo de 2010, casi un año antes de la caída del anterior régimen libio. Él encontró en el anime japonés, un refugio ante el mundo exterior opresivo que le rodeaba: “Prefiero vivir en un mundo imaginario, que en esta realidad que estoy viviendo”.

Inclusive una amiga y compañera de Universidad de Zacharía, Samira Musrati (estudiante de enfermería de 22 años), tuvo que arreglárselas durante la época de la rebelión civil para luchar por su vida y seguir dibujando libremente sus personajes de anime: “Fue como un escape de la realidad, fue una descarga de emociones y de sentimientos propios”. A pesar de tenían que ir a estudiar, en forma no tanto obligatoria, sino forzada, tanto Samira como Zacharia encontraron en los dibujos de anime y manga, la forma para relajarse y divertirse… Sin embargo, Samira, su hermana Kawthar de 17 años, y su hermano Mahmoud de 15, cuentan con mejor situación que Zacharía, ya que el padre de ellos las apoya en su pasión por el anime, y les ayuda a conseguir los materiales para dibujar (inclusive viajó a Alemania para comprarlos).

La mayor inspiración de Zacharia, sin lugar a dudas, es Nuestra Heroína Sailor Moon, su personaje favorito de anime japonés. Sailor Moon, quien lucha por el bien en contra los villanos, apeló al sentido de la compasión de Zacharia: “Con ella, descubrí lo que es el verdadero amor, quiero decir el amor universal. Su amor acercó a la gente mala, y los ayudó a cambiar”.

A pesar de todo, Zacharia no podía ocultar su miedo cada vez que trataba de expresar su arte, ya que algunas de sus creaciones fueron basadas en el anterior mandatario libio (a quien le manifiesta su profundo odio y oposición), e inclusive llegó a sospechar que las autoridades de aquel entonces las vieran. Él menciona que por causa de un personaje de anime que dibujó con una media luna de color amarillo (suponemos que es Sailor Moon), y que llegó a compartir con algunos de sus compañeros de Universidad, contó con la mala suerte de que un agente de seguridad viera tal dibujo, y casi lo llega a detener por supuesta rebelión en Marzo de 2011: “Este personaje toma su energía a partir de la media luna (…)El agente estaba a punto de detenerme, sospechando que la media luna, es un símbolo de la bandera de la independencia de Libia”. Sin embargo, Zacharia dice que no le interesa para nada la política.

Mahmoud, amigo de Zacharia y hermano de Samira, se siente orgulloso de dibujar anime y de producir animes cortos, ya que desde sus 9 años hizo su primer dibujo, y con el paso del tiempo, ha ido mejorando sus habilidades, e inclusive ha publicado varios de sus trabajos en las redes sociales: “Ahora mismo, soy un artista principiante, produciendo cortometrajes y juegos de anime”.


Como menciona el reportero de esta nota: “Ben Mansour y los hermanos Musrati aspiran a convertirse en artistas famosos del anime, y tienen la esperanza de viajar a Japón y Corea para mejorar sus habilidades. Mientras tanto, se sumergen en su mundo imaginario de animaciones, dibujos, y soñar con una realidad mejor para Libia, una en el que el amor y la esperanza han de prevalecer”.